Bullying: Consideraciones Generales

                                                                     Jorge O’Neill Font

                                                                     Elena Vega Ortega

El Bullying o Acoso Escolar es un acto o comportamiento agresivo e intencionado que realiza un alumno o grupo de alumnos sobre otro, de manera repetida y a lo largo del tiempo contra una víctima que no puede defenderse fácilmente. Se considera un fenómeno escolar debido a que es el escenario donde sucede, no porque lo genere.

En muchos casos el acoso es invisible para los adultos y los profesores porque el agresor acosa a la víctima en los baños, en los pasillos, en el comedor, en el patio donde no hay personas mayores. Esto se complica cuando el acoso sobrepasa las paredes del colegio y se hace a través del teléfono celular, correo electrónico y las redes sociales.

Las formas del Bullying son:

  • Bullying físico
  • Bullying verbal
  • Bullying psicológico
  • BullyingSexual
  • Ciberbullying

 

El Bullying físico incluye toda acción corporal como pegar, patear, empujar, morder, agredir con objetos, formas de encierro, etc.

El Bullying verbal incluye ofensas, insultos, apodos, crítica, resaltar defectos físicos, etc.

El Bullying psicológico incluye dañar la autoestima del otro. Reírse del otro, ignorar, amenazar, contar mentiras del otro, rumores, convencer a otros de las mentiras, no dejar participar, excluir, etc.  Este tipo de Bullying es de los más difíciles de detectar ya que se lleva acabo a espaldas de cualquier persona adulta que pueda advertir la situación, además de que no deja huellas físicas visibles.

El Bullying sexual incluye, mofarse o reírse de alguna característica del cuerpo o de preferencia de una persona, obligar a tocar o ser tocado, obligar a observar material sexual o erótico, hasta violación.

El Ciberbullying incluye el uso de internet, celulares, videojuegos on line o cualquier tecnología para ejercer el Bullying psicológico entre iguales.

Para manejar y enfrentar la problemática del Bullying o Acoso Escolar hay que entender que no se trata de un juego, que es violencia y que tiene la intención de dañar al otro.  Entonces, lo primero que hay que hacer es identificar al acosado y al acosador y tener la consciencia de que ambos sufren.

La característica principal del acosador o del que hace Bullying es la falta de empatía, es decir, le cuesta trabajo ponerse en el lugar del otro. Puede actuar en grupo o liderar acciones para que otros ejecuten. No se mueven solos porque lo que quieren es hacer valer su poder y eso lo realza el resto del grupo.

Las características del acosado o víctima de Bullying son que se aíslan, son poco sociables. No se defienden, ya sea por miedo o simplemente porque aun no tienen la madurez como para comprender que hay que defenderse o cómo. Son ansiosos e inseguros. Presentan problemas de salud y bajo rendimiento escolar. También pueden presentar cambios repentinos de conducta y humor, etc.

En el caso de la víctima (acosado) es probable que el modelo de crianza haya sido de mucha sobreprotección, muy emotivo y con pocos recursos de poder transmitir lo que está viviendo. También puede haber un trato hostil, coercitivo y de mucha presión, con limitadas posibilidades de acción, siendo la opción de alguno de los padres la única opción posible o la que impere.

En el caso del acosador, el niño aprendió un modelo de éxito con la violencia. Es probable que viva bajo una constante presión para tener éxito en sus actividades. Es común que también vivan algún tipo de abuso o humillación  por los adultos, ya sea en casa, en la escuela o en la familia o sea testigo de este.

Lo importante de todo esto es que tanto en el caso del acosador como del acosado hay un déficit de comunicación familiar. Por lo tanto, el que hace Bullying, en todas sus modalidades, como el que es víctima del bullying se sienten solos, enojados, tristes y con miedo. Esos sentimientos de desamparo, enojo, tristeza y miedo surgen porque están lastimados, heridos. Fueron heridos porque no se les prestó atención, no se les mostró afecto y sus necesidades y emociones no fueron tomadas en cuenta o por el contrario se les tomó demasiado, haciéndolos sentir impotentes o con una falsa sensación de superioridad.

Él o los padres del acosador tienen que tener la consciencia de que lo que está haciendo el joven no es un juego, no es una cosa divertida. Está, sin darse cuenta creando una persona violenta, que se aprovecha del dolor del otro.

Los padres del acosado necesitan escuchar a su hijo sin juzgarlo, comunicarse con especialistas e incluso si se nota una situación de violencia, hacer la denuncia.

Esto implica que en el momento en que se reconozca ese déficit de comunicación que no permitió el reconocimiento de necesidades y emociones de los miembros de la familia o que propició la sobreprotección, hay que trabajar con esos déficits o carencias y aprender a manejar los sentimientos saludablemente, respetando la individualidad de cada miembro de la familia. Aprovechar para sanar heridas propias de su historia, identificar las creencias limitantes que propician el Bullying y transformarlas en creencias que propicien la solidaridad y la sana convivencia.

Por otro lado, debemos tomar en cuenta que la solución de este problema social es cuestión de equipo, quien ejerce la violencia, quien la recibe, los maestros, las autoridades escolares, los padres, los niños testigos, las autoridades judiciales, los expertos  y la sociedad en general somos responsables de la solución de esta problemática social.

Es importante que los maestros y directivos estén siempre en contacto con los alumnos, solo así podrán detectar que niño hace Bullying y que niño es víctima de Bullying. Es importante que el maestro trabaje siempre con el grupo para hacer que no se ría ante lo que hace el acosador. Es importante generar actividades donde el empiece a darse cuenta de que lo que hace produce sufrimiento en el otro y comenzar a darles modelos, donde el éxito no se consiga aplastando al compañero de clase.

Esto abre caminos y pautas de solución claras, trabajo emocional y de auto reflexión sobre la violencia que vivimos y ejercemos, la cual enseñamos como sociedad y de manera personal a nuestros hijos, por ejemplo: el ejercer límites claros amorosos y respetuosos, la solidaridad y el involucrarse en lo que es correcto,  el ejercicio de los derechos humanos y la eficiencia de las leyes y trabajar como equipo para sanar las relaciones que nuestra sociedad plantea.

Podemos y debemos trabajar al interior de nuestras personas y familias, pero también en forma coordinada con escuela, niños, autoridades, etc.

 

Fuente: Manuales varios de la Sep (2009) y, Autores varios como: Miglino, Javier (2015);Melicci, Carla (2013); Avilés, José (2014); Jaimes Marín,Camilo (2015); Robles, Teresa (2010); Gómez Nashiki, Antonio (2013).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>