Sexting

Screen Shot 2014-04-23 at 14.48.47

Por Raúl Pastor y Sandra Méndez | Fundación Alia2

Sexting es una palabra tomada del inglés que une “Sex” (Sexo) y “Texting” (envío de mensajes de texto desde teléfonos móviles.) El sexting consistiría en la difusión o publicación de contenidos (principalmente fotografías o vídeos) de tipo sexual, tomadas o grabados por el protagonista de los mismos, utilizando para ello el teléfono móvil u otro dispositivo tecnológico.

No es un fenómeno exclusivo de los chavales. También los adultos difunden fotografías de este tipo. Sin embargo, en el caso de los menores concurren una serie de circunstancias, que exigen un tratamiento especial desde el punto de vista jurídico.

Imaginemos a un chico o chica que se hace fotografías o videos de contenido erótico o sexual con el móvil de forma voluntaria y se las envía por SMS a un chico o chica con el que quiere coquetear o las publica en su perfil de una red social. Este contenido de carácter sexual comienza a pasar de unas personas a otras ya se de forma voluntaria o por descuido, robo, crakeo, etc…  Esto es lo que denominamos sexting. A partir de aquí, puede entrar en un proceso de reenvió masivo multiplicándose exponencialmente su difusión dentro del circuito del sexting. Podemos decir que se trata de un fenómeno viral, en donde existe un contraste con la vida real no virtual. En el mundo virtual no todo el mundo es quien dice ser. La idea del arrepentimiento en un futuro inmediato no sirve de mucho. Una vez pones en manos de otras personas el contenido de esas fotografías o vídeos, ya no hay vuelta atrás.

El sexting se convierte en sextorsión cuando las fotografías o vídeos de contenido sexual caen en manos de alguien que las emplea para extorsionar o chantajear al protagonista de las imágenes. El chantaje suele consistir en seguir enviándole fotografías o vídeos de carácter sexual, y, en casos extremos, realizar concesiones de tipo sexual con contacto físico.

¿Por qué los adolescentes hacen sexting? Puede ser porque alguien se lo pide, por diversión, para impresionar a alguien, como regalo a su pareja o como elemento de coqueteo, como respuesta a mensajes similares recibidos, debido a presión grupal, ya sea de amigos o del futuro receptor de los contenidos e incluso con la necesidad de definición sexual y de pertenencia a un grupo. Suelen enviarlas a su pareja, a alguien que les gusta para ligar, a ex parejas o amigos. En los adolescentes, la intensidad de las relaciones hace que es más fácil cometer errores de exceso de confianza y además por la misa tiene consecuencias más nefastas en el desarrollo evolutivo y en la relación con los iguales del niño y adolescente.

Según la European Union Safer Internet Plus, el 58,8% de los adolescentes europeos han estado expuestos a imágenes sexuales y el 32,8% de éstos han percibido esta experiencia como dañina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>