Tinder: ¿sabes cómo ligan tus hijos hoy?

Por Enrique Ortega

En octubre del 2012, en pleno apogeo de las redes sociales y a ocho años de que Mark Zuckerberg creara –o se pirateara- Facebook, nace una idea que, si bien no es nueva, sí ha dado mucho de qué hablar: Tinder, fundada por Sean Rad, Justin Mateen, Jonathan Badeen, Chris Gulczynski y, aunque ya no se le da el crédito debido a recientes acusaciones de discriminación de género, por Whitney Wolfe. Se trata de una aplicación móvil que sirve para ligar, para conseguir pareja.

Tinder hace uso de tu perfil de Facebook para funcionar. Básicamente cuando bajas la aplicación, te das de alta de la misma manera que entras a la red social y en automático, se sincroniza con tus fotografías (puedes decidir cuáles se ven y cuáles no) y con tu biografía (misma que es posible modificar). No se necesita más para comenzar con la aventura. El diseño de Tinder está inspirado en un mazo de cartas común donde, al centro, te aparece la fotografía principal de la persona que la app te recomienda de acuerdo a las especificaciones de búsqueda que pusiste (por rango de edad y ubicación geográfica), y basta con que corras la fotografía hacia la izquierda si la persona no te gusta o hacia la derecha si sí te agrada. No tienes más datos. Si la persona que te agradó, también corrió tu fotografía a la derecha, entonces tienes un “match”, es decir, ambos se gustan e inmediatamente te permite chatear con la persona en cuestión. Por supuesto, hay veces en que el match es el último paso, pero hay ocasiones donde, si los nervios son vencidos, las personas pueden llegar a conocerse en persona, salir y, quién sabe, hasta tener una relación sentimental.

Todo lo anterior suena muy bien en papel, sin embargo, Tinder también conlleva ciertos riesgos que, nos guste o no, hay que afrontar y, al parecer, las generaciones que más lo usan no están conscientes de ello. Seamos honestos: cuando tienes un match, te estás mensajeando con un completo desconocido. ¿Cuántas personas no habrá allá afuera que abren un perfil falso en Facebook, con fotografías sumamente agradables a la vista, irresistibles para muchas adolescentes?

Por supuesto, esta aplicación móvil hace mucho más fácil el encuentro 1 a 1 que todos los que tenemos más de 30 años, hemos tenido que afrontar en persona, en vivo y a todo color. Por internet, las cosas son más fáciles, el anonimato te empodera y eres capaz de decir y hacer cosas que en persona no podrías (prueba de ello es la cantidad de mentadas de madre que día con día recibe el presidente por Twitter, pero que si lo tuvieran de frente, seguro pocos serían capaces de sostener sus palabras). Lo que es una realidad es que Tinder cuenta, hasta el día de hoy, con más de 10 millones de suscriptores en todo el mundo y es la nueva manera en que los adolescentes están buscando pareja. ¡Enhorabuena! Ojalá que las relaciones que salgan de ahí, fructiferen y se conviertan en un compromiso serio, pero si eres padre de familia y estás leyendo este artículo, seguramente ahora podrás orientar a tu hijo o hija sobre los peligros que incluye el usar esta app. Ahora bien, no se trata de preocuparse, sino de ocuparse. No es malo que una persona conozca a su pareja por internet, yo mismo tuve una relación sentimental hace algunos años con una mujer que conocí a través de una app de Facebook y, aunque no llegó a nada más serio, sí se convirtió en una gran amistad. De hecho, el origen de Tinder surge de una página de internet llamada MatchBox. Vaya, esto sencillamente no es malo, lo que nos debe ocupar ahora es si en realidad, la persona detrás de la pantalla es la que dice ser. Aconseja siempre ser cuidadoso, no creérsela.

Esto nos lleva a una segunda reflexión, y tiene que ver con la netiqueta, es decir, el protocolo correcto en internet. Si decides usar Tinder, en primer punto, recuerda que eso no te exime de las viejas tradiciones del ligue: cortesía, ir poco a poco, contar con los pequeños detalles. Y, en segundo punto, recuerda que es una app meramente visual, por lo que las fotografías que exhibas, deben ser las mejores que tengas y únicamente tuyas, procura no salir con 2 o 3 personas porque será inevitable pensar que la persona más bonita de la foto es justo la que Tinder te recomienda… y no necesariamente es así.

 Ya lo sabes: Tinder es la nueva forma de ligue. Tenerla ayuda en el proceso de encontrar pareja, pero hay que usarla con la debida responsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>